miércoles, 21 de diciembre de 2016

Antoñanzas - La Rioja

Antoñanzas está situado en un enclave rodeado de montañas en una pequeña cumbre que a su vez está en una depresión del terreno, actualmente muy pocas casas quedan en pie, sus restos son usados para albergar ganado, aun se pueden apreciar algunos restos de la iglesia, como el campanario.
Al parecer quedó despoblado definitivamente en la década de 1960.

(Pueblos abandonados o despoblados)



Amocaín - Navarra

Existen rincones en Navarra que, por el hecho de estar alejados de la carretera pasan totalmente desapercibidos y nos resultan desconocidos a la mayoría, con la lógica excepción de los vecinos que habitan los pueblos del entorno. Sin embargo, es precisamente su situación geográfica y orográfica, y la tranquilidad que en ellos se respira, lo que convierte a estos rincones en lugares con un encanto especial, en lugares mágicos. Uno de esos rincones, sin ninguna duda, es Amocain, en el valle de Egüés, a tan sólo 15 kilómetros de Pamplona.
A Amocain se accede desde Ibiricu. Una pequeña carretera nos obliga a pasar por encima de Echálaz, un señorío enigmático y bien cuidado, por cuya calle central hasta hace tan sólo una década discurría la carretera. Algo más adelante nos espera la localidad de Elía, que también fue señorío nobiliario en otros tiempos, con su amplia plaza, sus casas bien conservadas, y su iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción en la parte alta, custodiando la sede del concejo.
La carretera se acaba aquí, a la salida del pueblo, con las últimas casas. Y a partir de ese momento la ruta se hace camino, el mismo que se emplea para ascender al Lakarri. Apenas andados unos cientos de metros el sendero nos ofrece una alternativa en su lado derecho, que es la que debemos de seguir.
Desde ese momento, una vez superado el paso, estamos en el Señorío de Amocain, y con sus ruinas a la vista. Un pequeño riachuelo, en época de lluvias, es el que da vida y sonido a este entorno.

(Pueblos deshabitados de Navarra)

Camposolillo - León

Curiosidad: La niña que aparece en la foto
es la última que nació en el pueblo
Camposolillo es un despoblado perteneciente a la comarca de la Montaña Oriental, provincia de León. Fue uno de los pueblos afectados por la construcción del Embalse del Porma en 1969, junto a Vegamián, Lodares, Armada, Campillo, Quintanilla y Ferreras (inundados completamente) y Utrero (expropiado pero no sumergido, al igual que Camposolillo). 
Cuando se procedió a la expropiación de sus tierras (ya que el nivel máximo teórico del embalse alcanzaba las casas del sur del pueblo), la mayoría de sus habitantes se fueron a vivir a León, Mieres, Avilés, y Madrid. Otros desistieron con el tiempo: las aguas del pantano invadieron los mejores prados, y las comunicaciones se hicieron más difíciles. Los menos continuaron, aunque sólo fuera oficialmente. Fue en el período 1996-2000 cuando, según el I.N.E., perdió a todos sus habitantes y Camposolillo fue dado de baja como entidad.  
A finales de los años 90 hubo un intento de rehabilitación del pueblo por parte de Comisiones Obreras, que sólo llegó a concretarse en algunas construcciones. El plan, basado en uno anterior aplicado en el pueblo de Morillo de Tous (Huesca), se inició en 1994 con la cesión de los terrenos (propiedad de la Confederación Hidrográfica del Duero) a Comisiones Obreras, por espacio de cien años. En el verano de 1997 acudieron muchos jóvenes al campo de trabajo, pero sólo se llegaron a recuperar totalmente un par de casas. Finalmente, no se proveyeron los fondos necesarios para continuar las obras, y el proyecto quedó en el olvido.

(Donde duerme el olvido)